La Eco Noticia de hoy

¡ATENCIÓN!: SEGUNDA FASE DE LEY DE ALIMENTACIÓN SALUDABLE EN PELIGRO

¿Sabías que la ley de alimentación saludable se aplica en Perú desde 2018 conforme a Ley N° 30021 y hasta el momento, poco se ha avanzado en el tema? 

Estamos a puertas de iniciar la segunda etapa de implementación de dicha ley y lo único que avanza, son las trabas impuestas por grupos vinculados a la industria de alimentos ultraprocesados.

 

Este 1° de Julio próximo, todos los productos alimenticios importados que superen los máximos permisibles de grasas, azúcares y sal, ya no podrán usar adhesivos como advertencias, sino que, deberán estar impresos en sus respectivos empaques.

El encargado de velar por su cumplimiento, es el Ministerio de Salud, supervisor de la Ley de Promoción de Alimentación Saludable para Niños, Niñas y Adolescentes, conocida como «ley de alimentación saludable».

 

Esta medida corresponde a la aplicación de la segunda fase de implementación de la Ley N° 30021.
Recordemos que esta medida iba a aplicarse el año pasado pero la pandemia hizo que el MINSA la postergara.

La reglamentación y el uso de octógonos como advertencia se anunció oficialmente en 2018, pero entró en vigencia el 17 de junio de 2019. El Gobierno modificó la ley mediante Decreto Supremo N° 015-2019 para anunciar la obligación del uso de octógonos de advertencia.

El primer paso que se dio al respecto, fue que, en cada envase, se coloque una pegatina donde se advierta si el producto o bebida no alcohólica, contiene niveles altos de azúcar, sodio, grasas saturadas y grasas trans.

Los detractores con intereses de por medio

El principal sector que se favorece por esta prórroga de la ley de alimentación saludable, es la industria de alimentos ultraprocesados e importadores.

 

La Cámara de Comercio de Lima (CCL), que defiende los intereses de las empresas peruanas importadoras de alimentos, solicita que las advertencias mediante el uso de adhesivos se mantengan indefinidamente porque aducen que imprimirlo en los empaques desde el país de origen, encarecería los costos e incidiría en el precio de venta.

 

Sin embargo, el argumento de la CCL se contradice con la realidad porque existen empresas que si cumplen, por ejemplo UpField, empresa colombiana que vende margarina “La Danesa” y “Dorina” con los octógonos directamente impresos, no con pegatinas. Es cuestión que las empresas cumplan y que el ente responsable haga cumplir la ley.

Los defensores de la salud alimenticia

¿Cómo es posible que, habiendo transcurrido tres años de la aprobación del manual de la Ley N° 30021, aún no sea suficiente para que las empresas se adecúen a las exigencias de la norma? ¿Es posible que el stock que circuló en el mercado durante el 2019 hasta hoy, con pegatinas en su empaque, aún no se hayan vencido ni agotado?

 

Crisólogo Cáceres, presidente de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (ASPEC) dijo, “en muchos productos no se colocan bien los adhesivos ni en el lugar adecuado, lo que sí perjudica el derecho a la información de los consumidores”, evidenciando que, si las pegatinas están en un lugar no visible, el consumidor, no tendrá la información previa para adquirir un producto.

Los productos etiquetados

El etiquetado de advertencias que corresponde en la tabla entró en vigencia en productos seleccionados fabricados desde el 17 de junio de 2019. El rotulado corresponde a aquellos productos que igualan o superan las cantidades indicadas en alimentos sólidos o líquidos.

 

Actualmente hay alimentos ultraprocesados que siguen circulando en el mercado nacional con pegatinas adheridas de cualquier manera, propiciando el dolo y riesgo para la salud. Los stickers propician el fraude.

 

Al respecto, ASPEC considera que esta tercera solicitud de prórroga por parte de los gremios empresariales, únicamente beneficia a las empresas a la par que perjudica directamente el derecho a recibir información idónea que asiste a los consumidores y por ello no debe ser aceptada.

 

El etiquetado de los productos extranjeros debe adaptarse a la legislación peruana, así como el etiquetado de los productos peruanos debe respetar las normas de los países a los que son exportados.

 

El problema con los adhesivos es que en el Perú no existe fiscalización suficiente y adecuada para asegurar su correcta implementación.

Por ello, pueden ser colocados en cualquier parte del envase, no necesariamente en el frontis, inclusive pueden tener tamaños inadecuados, desprenderse o simplemente no colocarse, lo que puede  inducir a error al consumidor y al reclamar, es difícil identificar al responsable.

 

Es decir, la responsabilidad se desvanece. Ante este escenario, obtener justicia con el reclamo sería casi imposible.

La salud no tiene precio

La “Ley de Promoción de la Alimentación Saludable”, ley 30021, se impulsó desde la sociedad civil con la intención de contribuir a la reducción de enfermedades no transmisibles como la obesidad que puede derivar en diabetes mellitus, hipertensión arterial, síndrome metabólico, ovario poliquístico, etc.

 

En el Perú, más del 60% de personas mayores de 15 años sufre de sobrepeso u obesidad, según la Encuesta “Perú: Enfermedades No Transmisibles y Transmisibles 2019”. Este exceso de peso favorece a la aparición de la diabetes mellitus, una enfermedad que afecta a casi 2 millones de ciudadanos y se puede prevenir adoptando estilos de vida saludables, informó el Ministerio de Salud.

 

La alta incidencia de estas enfermedades en nuestro país y el mundo tienen como causa principal la fácil disponibilidad y alta ingesta de alimentos ultraprocesados que empieza a temprana edad para expresarse en la juventud o adultez. Según la Federación Internacional de Diabetes (FID), la población de diabéticos en el mundo ascendería a 578 millones de adultos para el año 2030.

 

Para terminar con una noticia positiva, un estudio de Kantar Worldpanel (julio, 2019)  señala que el 67% de los encuestados peruanos, concluye que “las familias peruanas han evidenciado una respuesta prudente en la elección de su dieta, orientando sus hábitos alimenticios hacia otros más saludables” (en alusión a la orientación brindada por los octógonos)

Es importante enfatizar que el objetivo de la ley, no es desincentivar el comercio de productos, sino defender la salud de nuestra población, haciendo que las empresas modifiquen sus fórmulas y cumplan con los etiquetados que corresponden según ley, de modo tal que lo que ofrezcan, no genere enfermedades. ¡Con la salud no se juega!